Reseña de LA SOCIEDAD DE LAS CÉLULAS

¿Cómo se explica que una célula decida proliferar o permanecer en reposo? Este libro profundiza en esta cuestión y en cómo se relaciona con el problema médico del cáncer. En la primera parte de este libro se discuten las razones por las que la comunidad científica ha asumido sin dudar que la quiescencia es el estado innato de las células en los organismos multicelulares. Esta suposición, casi nunca expresada explícitamente, se convirtió en la premisa básica que ha guiado la búsqueda de factores de crecimiento y oncogenes, y que ha ocupado gran parte de la literatura especializada en los últimos 50 o más años. A partir de este debate, surge la proposición sustentada por argumentos justificados de que el estado innato de todas las células es la proliferación, y no la quiescencia. En este contexto, el control de la proliferación celular resulta ser un control negativo. Desde 1914, la teoría dominante de la carcinogénesis, la teoría de la mutación somática, se limitó a explicar solo un aspecto del proceso neoplásico, esto es, la habilidad de sus células de propagar su tipo maligno. Por otro lado, ni esta teoría ni sus teorías subordinadas, que se describen en detalle en la segunda parte del libro, consideran el complejo proceso por el cual una mutación terminaría formando la perturbación tisular que es típica de la lesión cancerosa. Para remediar esta situación, los autores reavivan una teoría de la carcinogénesis que propone que la neoplasia es, en rigor, un defecto de la organización tisular más que el fenómeno celular postulado por la teoría de la mutación somática. Esta se llama teoría del campo de la organización tisular. Este enfoque ofrece una nueva y exhaustiva estrategia para integrar los datos ya recopilados y sugiere nuevas formas de comprender y, eventualmente, tratar esta enfermedad.

Acerca del autor Carlos Sonnenschein

Los autores de este libro son graduados de la Facultad de Medicina en la Universidad Nacional de Buenos Aires. En la actualidad, son profesores en la Escuela de Medicina en la Tufts University de Boston y Miembros Correspondientes en el Centre Cavaillès de la École Normale Supérieure (ENS) de París. En las últimas cuatro décadas, concentraron sus investigaciones en las áreas de control de la proliferación celular por hormonas sexuales, disruptores endocrinos ambientales y carcinogénesis, con énfasis en el rol que juegan las interacciones entre el epitelio y el estroma. En 2012, la Brandeis University les otorgó el Gabbay Prize en reconocimiento por sus contribuciones a la Medicina y la Biotecnología. Han sido miembros de paneles nacionales (en USA y Francia) e internacionales (en la Unión Europea) para contribuir a promulgar leyes que mantengan un medio ambiente limpio.