Reseña de EL PAYADOR

En su prólogo de 1916, Lugones explica su propósito de analizar y valorar el Martín Fierro como la obra fundacional de la poesía épica argentina, y al mismo tiempo ratifica su visceral rechazo al sufragio universal, que precisamente ese año sería llevado a la práctica por primera vez. Con una pasión que excede a sus contradicciones ideológicas, el gran poeta emprende en esta obra monumental un minucioso y sistemático análisis y puesta en valor del poema de Hernández, al que instala como el “poema nacional”, a la par que legitima al gaucho como arquetipo de la argentinidad.