Reseña de LA REDENCIÓN DE LA REALIDAD

La postulación de un Borges filósofo no refiere tanto a la presencia de las muchas fuentes filosóficas frecuentadas por el autor ni pretende atribuirle un sistema filosófico a su literatura. Se trata más bien de interpretar que esta misma literatura responde a una exigencia propia de la filosofía, a la filosofía como exigencia, que es la comprensión y la expresión de nuestra conexión con la realidad. Esa exigencia filosófica recorre la obra de Borges en el siguiente sentido: la poesía expresa el encuentro íntimo con lo real, cuya intelección requiere el despliegue vívido de los problemas filosóficos subyacentes en las ficciones, para ilustrar con argumentos (ensayos) el orden de las razones de dichos problemas. Se sostendrá entonces que su obra gira en torno de un pivote filosófico, que es el que tratamos de discernir. No hace falta correr demasiados velos del uso estético de la lengua para hallar esa filosofía, ya que el juego de las ideas domina gran parte de su poesía, sus ensayos más importantes, y es el horizonte de profundidad dentro del cual se desarrollan sus principales cuentos. En su dimensión filosófica, la obra de Borges dialoga con los clásicos en un sentido no solo lúdico, sino comprometido, al punto de ejemplificar inmejorablemente un concepto con el que cierra su ensayo sobre el truco: que la metafísica es la única justificación y finalidad de todos los temas.

Acerca del autor Samuel Cabanchik

Es doctor en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires, especialista en Filosofía contemporánea. Ejerce como profesor desde el año 1983, en las materias Filosofía Contemporánea y Fundamentos de Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Es Investigador Independiente del Conicet. Desde hace años trabaja en la elaboración ensayística como textualidad abierta al posible continuo de la filosofía y la poesía. Ha publicado quince libros y numerosos artículos y ensayos en medios nacionales e internacionales.