Reseña de EL MODELO

Existe una difundida creencia de que la decadencia Argentina proviene de la explotación imperialista y la claudicación de sus elites ante el extranjero. Sin embargo, los archivos históricos demuestran constantemente la resistencia de los gobiernos criollos a la presión externa. Las consignas, cuando no están asentadas en la historia, demuestran su fiabilidad. Este libro pretende discutir con esa idea, demostrando que desde su fundación este país ha jugado con los distintos poderes foráneos, a veces más y a veces menos exitosamente, pero la línea central siempre fue la autonomía.

Acerca del autor Oscar Muiño

Es periodista, abogado y profesor en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (UBA). Ha desempeñado tareas como profesor titular de Historia de los Medios de Comunicación en la Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional del Centro; profesor titular del Seminario de Historia de los Medios de Comunicación y Ética del Periodismo, Facultad de Ciencias Sociales (Universidad Nacional de Lomas de Zamora). Actualmente es secretario ejecutivo de la Organización de las Entidades Fiscalizadoras Superiores de los Países del Mercosur, Bolivia y Chile. Ha sido director de Programación del Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación, director general de Coordinación Oficial de la Secretaría de Información Pública, subsecretario de Información Pública de la Presidencia de la Nación y subsecretario de Estado de Comunicación Social de la Secretaría de Cultura de la Nación. También es columnista político nacional e internacional de Radio Rivadavia. Ha sido redactor de política de las revistas Siete Días y Panorama; editor y secretario de redacción de Confirmado; y secretario general de redacción del diario Tiempo Argentino para las áreas Política nacional, Política internacional y Economía.

Contenido Multimedia de El modelo


Notas relacionadas

El día que los argentinos eligieron presidente por primera vez con voto secreto y obligatorio

Aunque la ley Sáenz Peña fue concebida por los conservadores, creyendo que les permitiría seguir manejando los destinos del país, las primeras elecciones presidenciales con voto masculino secreto y obligatorio, dieron el triunfo al radicalismo, que después de más de 25 años de revoluciones y boicot al “régimen” pudieron ver a don Hipólito Yrigoyen como presidente. Aquellos comicios fueron una bisagra para la cultura política nacional

 

Leer la nota