Reseña de OASIS EN LA VIDA

“A estas palabras, por un impulso unísono de misteriosa intuición Julia y Mauricio volviéronse el uno hacia el otro y sus miradas se encontraron. Desde esa hora, ambos supieron que se amaban”; así narra Juana Manuela Gorriti, el momento en que los dos protagonistas de su novela sellan su destino amoroso. Previamente, ambos han padecido diversas circunstancias adversas que, sin embargo, son las que determinan que finalmente sus vidas se unan. Pero antes, deben resolver un problema que condicionaba mayormente la posibilidad de un futuro juntos: la fragilidad económica en la que ambos se encontraban. Una aparición inesperada coronará la felicidad de la joven pareja. Una especie de “novela romántica ejemplar”, dedicada a La Buenos Aires (compañía de seguros) que pregona valores en franca oposición con la realidad del momento en el que Gorriti la redactó, cuando se gestaba en Buenos Aires la crisis de 1890, en la que la especulación, el lujo y el derroche eran moneda corriente, denunciada por la propia autora en sus cartas de esos años.

Acerca del autor Juana Manuela Gorriti

Nació el 15 de junio de 1816, en la hacienda salteña de Los Horcones propiedad de su padre, José Ignacio Gorriti, por entonces principal lugarteniente de Martín Miguel de Güemes y, luego, su sucesor en el gobierno. Su infancia estuvo marcada por las sucesivas invasiones realistas a la provincia, la lucha de los “Infernales” y las disensiones entre la “Patria Vieja” a la que adhería su padre y la “Patria Nueva” de los opositores a Güemes. Al producirse en 1831 la victoria federal, la familia debió exiliarse en Tarija, Bolivia. Allí, Juana Manuela conoció a Manuel Isidoro Belzú. Se casaron en 1833 y tuvieron tres hijas. Más tarde, se separó de su esposo y decidió irse con sus hijas a Lima, donde se ganó la vida enseñando a leer y a escribir a las niñas de las familias más acomodadas. Por entonces también inició su carrera literaria que le valió un pronto reconocimiento en la sociedad letrada de Lima. Tras la caída de Rosas, su nombre empezó a ganar crédito en Buenos Aires, adonde viajó por primera vez en 1874.