Reseña de LA MODERNIDAD EN EL LÍMITE

Lo que une a los postmodernos una suerte de vocación por trabajar más en los procesos y en las relaciones, que en los sujetos como actores principales o aislables. Y, en este sentido, ponen el énfasis en la trama de cuestiones tales como: el poder, la identidad, el trabajo, la sociedad misma. Otro elemento que comparten es cierta desilusión por proyectos que la modernidad abordó con insuficiente proceso crítico –o, tal vez, con cierta soberbia irreflexiva. Estos proyectos son la emancipación, el bienestar, la apuesta democrática, la equidad de género, el valor de las identidades y la posibilidad de una cooperación indefinida. Autores postmodernos de segunda y tercera generación han marcado otras tendencias que se inscriben en los intereses de la sociología: por un lado, el dramático avance de los procesos de psicologización, lo cual nos introducirá en una suerte de ‘sociedad mental’; en otros casos, en la más directa hipótesis de la muerte de lo social Esto ocurre a partir de una hipermagnificación de la dimensión psicológica y del registro imaginario. Sin embargo, esta hipertrofia psicologizante se parece más a un dispositivo de control que a un proyecto vital, por lo que cabe que los/as psicólogos/as sean –entre otros, y sobre todo por ser personas–, los que se dediquen a desvelarlo y resistirlo.

Acerca del autor Liliana Ferrari

Es doctora en Psicología Social por parte de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Es Investigadora y profesora adjunta regular de la cátedra Problemas sociológicos en Psicología en la Facultad de Psicología en la Universidad de Buenos Aires (UBA).